Zumo de pomelo

Para un buen vaso exprime el zumo de dos pomelos grandes. El rosado es algo más dulce que el blanco, y de todas maneras beberlo sin endulzar (estamos depurando!). Insalivar bien (quiere decir beberlo de a poco y mezclando con la saliva….)

El pomelo actúa como activador de la función hepática (sus componentes amargos estimulan el hígado) y de los riñones favoreciendo la eliminación de toxinas y líquidos. Sus principios activos =limonoides= estimulan enzimas del hígado encargadas de eliminar sustancias tóxicas; no sólo favorece la eliminación de líquidos retenidos sino que en general es un eficaz depurativo. Tomar el zumo en ayunas ayuda a drenar esa acumulación de líquidos.

No hay comentarios aún.

Deja un comentario